IMG-20150420-WA0021

FRONTERAS EN EL CAJÓN

abril 26, 2015

En un hostal de Tetuan, fue encontrado este cajón para dar vida a esta pieza que ha tratado de reconstruir aquel cajón que sirvió de diario para aquel que pasaba con la intención de cruzar el estrecho y llegar a España en busca de otra vida.
En esta instalación se ha instalado el video que documenta la acción en el 2013 y la traducción de algunos de los textos alli escritos. Por otro lado, como flotando en el espacio, dos cajones, el real y la copia, en la que se reescribe la historia, una historia aún más actual que expone los comentarios de los usuarios de twiter que hablan de fronteras o de inmigrantes a tiempo real, dos diarios parecidos y diferentes, dos modos de escribir la historia dependiendo del contexto y el momento bajo un mismo marco espositivo y sobre un mismo objeto encontrado, el cajón. Estos nuevos comentarios aqui reflejados muestran otra realidad a través de las redes sociales, una realidad muy presente en la actualidad. Un espacios del cajón ha quedado reservado para aquel que se acerque a la sala, mediante un teclado puede formar parte de la obra y de la historia.
Allá en Tetuan se encuentra la primera replica del cajón que sustituye al original esperando ser llenada con nuevos comentarios y esperando a que lleguemos para volvenos a encontrar en aquel Hostal.

TITULO:            “Fronteras en el cajón”

AÑO:                2012-2015

TÉCNICA:         Ordenador y softwares Processing y MadMapper ; Proyector; Mesa de luz; y

Cajones de Madera; 36 fotografías de pasaporte de ciudadanos marroquíes.

MEDIDAS:       Variables

Alejandra Bueno y  Germán Torres de Huertas.

IMG-20150420-WA0023

IMG-20150420-WA0022

IMG-20150420-WA0025

Entre fronteras from Alejandra Bueno on Vimeo.

 

“Fronteras en el cajón”

Por Germán Torres de Huertas

 

            La idea de “Fronteras en el cajón”, surge al abrir la mesita de noche de una pensión en el norte de Marruecos. Un alojamiento en una ciudad poco atractiva para los turistas. Pero un cruce de caminos, para inmigrantes del sur que intentan pasar a Europa. Una de esas pensiones sin enchufes ni agua caliente, donde muchos esperaron su salto.

 

            El cajón original contiene relatos de inmigrantes que se alojaron allí antes de cruzar el Estrecho entre los años 1986 y 2012. No es un material elegido sino encontrado. Para sustituirlo en la pensión, hice una primera réplica que supone un folio en blanco, a la espera de ser escrito también.

 

            La instalación contiene una doble transmisión de ideas: por un lado el relato de la inmigración, invariablemente presente en la historia, contenido en el cajón real; y por otro su permanente y virtual actualización, contenida en las capturas de twits que se actualizan con la intervención pública de La Red.

 

            La mayoría de las anotaciones del cajón dan consejos de viaje, como imaginamos que dieron viajeros en las mismas condiciones de cualquier tiempo y lugar. En éstos en concreto, se habla de la ropa de abrigo que debe usarse al cruzar el Estrecho en pateras -flukas- si cae la noche o en invierno; o porqué desconfiar de algunos tetuaníes que buscan aprovecharse de los del sur; los relatos más desesperanzados son los de quienes han vuelto sin ganarse “su suerte”, convencidos de que no hay nada en Europa para ellos; pero otros hablan de “los infieles”, o de las mujeres de Europa.

 

            Para el funcionamiento de la instalación, una aplicación programada en Processing, se encarga de capturar a tiempo real los mensajes de Twiter, referentes al tema de las fronteras y la emigración/inmigración. A través de Shypon, conectamos esa aplicación con el software MadMapper, para proyectar la información la sobre el cajón replicado.

 

            Cuando empezaron a escribir ese cajón en 1984 u 86, aún no existía internet, de manera que ese objeto en si fue un medio de comunicación. Ahora contiene un tiempo cerrado, que yo mismo interrumpí al sacarlo de la mesita, (aunque ya estaba lleno de contenido). En cambio el otro representa un presente infinito, en permanente actualización, a través de la Red. Es una de las dualidades que encarna la instalación. El tiempo acabado frente al continuo; pero también lo real-virtual; lo analógico-digital; oriente-occidente, con todo lo que implica. Aunque la propia mezcla de grafías de distintas ciudades y tiempos, con su propios dialectos sobre el cajón original, representan en dialectología, un continuum geolectal, un conjunto de variedades lingüísticas de una extensa área que contienen cambios graduales.

           

            A ninguno de los amigos que ayudaron a empezar a traducir el cajón en Marruecos le gustó la idea de que lo sacara del país, como si estuviera llevándome un pedazo de ellos. Y de alguna manera era así.

 

Germán Torres de Huertas.

                                                                                              Valencia 1 Mayo 2015.

Deja un comentario